Europa - Moneda Social mundial

moneda social
Local      /      Complementaria
moneda social
Vaya al Contenido


Moneda Social en Europa
Las Monedas Sociales, locales, regionales y complementaria, son monedas alternativas en muchos países de la EU, hasta ahora la mayoría eran moneda en soporte papel y algunas pocas monedas son de metal, pero cada día hay más con soporte electrónico.
Las monedas sociales son herramientas creadas y empleadas por colectivos en comunidades, cooperativas, agrupaciones o particulares con las que se facilitan el intercambio de bienes y servicios sin emplear la moneda de curso legal, estas en su mayoría no están respaldadas por el gobierno nacional y no necesariamente son monedas de curso legal pero hay pueblos y gentes que la utilizan todos los días.
Estas monedas suelen pretender complementar el dinero legal dinamizando el comercio local y de proximidad, aumentar el autoempleo y la optimización de los recursos locales creando un sistema alternativo de intercambio de bienes y servicios.
Una moneda social no pretende anular o sustituir a la moneda establecida, sino desarrollar los aspectos sociales positivos que las monedas establecidas no pueden y desvincular la economía local del concepto de moneda como riqueza en sí misma, monopolizada por los bancos centrales y grandes oligopolios económicos.
El dinero local es un medio que se ha acordado democráticamente entre sus creadores, consumidores, proveedores, asociaciones y municipios y que se utiliza dentro de una localidad o región como medio de pago, inversión y donación, con una característica fundamental y que la distingue completamente de la moneda tradicional; fomenta unos lazos muy fuertes entre los productores, compradores y consumidores de los productos locales.
Hasta el momento de la última actualización esta es la información que disponemos de los países que tienen Moneda Local y Social en Europa...... Si dispones de información al respecto que puedas aportar, puedes ponerte en contacto con nosotros.
Origen de la moneda en Europa

La historia de las monedas locales es antigua. Incluso podemos considerar que hasta el final de la Edad Media, al menos, la coexistencia de varias monedas era la norma. Los siglos XVIII y XIX vieron el establecimiento gradual de monedas dominantes, a menudo nacionales.
Fue después de la crisis económica de 1929, en la que la hegemonía del dólar y las monedas vinculadas a ella facilitaron la propagación de la crisis, que la noción de moneda local recuperó el interés. Varios experimentos realizados en la década de 1930, particularmente en Austria, Alemania y Suiza, han arrojado resultados interesantes.
Regreso al contenido